Blog

Recopilación y publicación regular de información, con artículos y noticias. Las últimas novedades de nuestros servicios y temas interesantes relacionados con el sector inmobiliario.

- Artículos inmobiliarios


¿Quieres comprar una vivienda como segunda residencia?

por

 

¿Qué es mejor, comprar o alquilar una segunda residencia para nuestras vacaciones? ¿Comprar para uso personal o para inversión? Pros y contras de comprar una vivienda de segunda residencia.

 

Crece en España el deseo de tener una segunda residencia para ir de vacaciones, pero tenemos que tener en cuenta los pros y en los contras de comprar una vivienda diferente a la habitual.

 

Seis millones de hogares españoles cuentan con una segunda residencia, de las cuales 3,6 millones se encuentran en zona costera, en concreto el 65% de según el BCE. El perfil medio de los compradores de viviendas para vacaciones es el de parejas de entre 35 y 49 años, con hijos y con ingresos estables por encima de los 3.500 euros mensuales.

 

Podríamos decir que en los últimos años, el sector de las segundas residencias experimenta un crecimiento gradual debido a la recuperación general de la economía y el mayor flujo del crédito. El mercado de la compraventa de vivienda de vacaciones experimenta su máximo en los meses de la época estival y es cuando formaliza más contratos de arrendamiento.

 

La zona más demandada es el litoral Mediterráneo, donde el precio medio está en torno a los 200.000 euros, siendo Murcia la ciudad más económica con una media de 150.000 euros, seguida de Tarragona (180.000), Alicante (220.000) y la Costa Brava (250.000 ). La Costa del Sol se encuentra como la zona más cara (360.000 euros).

 

Concretamente, en Cataluña, la compra de viviendas para uso de segunda residencia, respecto de las operaciones de compra de vivienda habitual, ha subido hasta el 15%. Pero, ¿No todo el mundo tiene en cuenta las ventajas y los inconvenientes de adquirir una vivienda de segunda residencia?

 

 

¿Comprar una segunda residencia para inversión o para uso personal?

 

Antes de comprar una segunda residencia tenemos que tener muy claro y definir la finalidad de esta segunda vivienda. Es decir: ¿La quieres destinar al alquiler de vacaciones? ¿Quieres hacer negocio con la finca y sacar una plusvalía patrimonial? ¿O la prefieres disfrutar con tu familia? Son visiones completamente opuestas que marcarán el destino de esta vivienda de segunda residencia ¿Cuál de las dos se ajusta a lo que buscas?

 

En el caso de que queramos comprar una vivienda de segunda residencia para uso propio y de nuestra familia, realmente, económicamente hablando, ¿es una mejor opción que el alquiler temporal de vacaciones?

 

 

La clave es el mantenimiento de la vivienda

 

Para todas las opciones, lo más importante es saber ¿Qué nos costará el mantenimiento anual de la vivienda que queremos comprar, ya que hemos de recordar que sólo la utilizaremos, en el mejor de los casos, un par de meses al año.

 

Se tiene que tener en cuenta los gastos siguientes:

 

-          La cuota de la comunidad en estos tipo de fincas suele estar entre los cantidades de 800 € a 1.500 € al año. Al caso fincas unifamiliares sin comunidad, han de tener en cuenta los gastos propios de la finca, como pueden ser las vallas exteriores, la zona ajardinada de la casa, las fachadas exteriores, entre muchas otras cosas.

 

 

-          Los suministros de la vivienda. Aunque la propiedad esté desocupada la mayor parte del año, para poder disfrutar de la conexión de los servicios de luz, gas y agua, se han de pagar unos mínimos, adicionalmente a los consumos que tengamos en el momento de vivir durante nuestras vacaciones. En este caso los importes se mueven entre los 750 y 2.000 € al año.

 

-          Impuestos que gravan la finca. Como cualquier otra finca dentro de cualquier municipio, tenemos que hacer frente al Impuesto de Bienes Inmuebles (IBI) y también a la tasa de basura. Según las dimensiones de la vivienda, si hablamos de pisos entre 50 m2 y 100 m2, el coste de este impuestos estaría entre los 500 y los 1.000 € al año.

 

-          Seguro del hogar. Entre 100 € y 300 € al año.

 

-          Las derramas o gastos extraordinarios destinados a hacer frente a gastos de carácter urgente u obras de mejora que requieren una aportación extraordinaria independientemente a la cuota ordinaria de la comunidad.

 

Si tenemos en cuenta estos gastos (sin poder contabilizar los gastos extraordinarios de la comunidad) nos moveremos con una horquilla de gastos para viviendas entre 50 y 100 m2, entre los 2.250 € y los 4.800 € al año.

 

 

¿Cuál es el coste de una vivienda de alquiler para vacaciones?

 

Actualmente la utilización de pisos para vacaciones ha aumentado considerablemente estos últimos años, llevando los precios de alquiler al alza. Si hablamos de viviendas de alquiler para vacaciones tenemos que distinguir los que son de primera línea, segunda y tercera. En el caso de la costa, hablaríamos de primera línea de mar, en el caso de estaciones de esquí, hablaríamos de a pie de pistas, etc.

 

¿Cuánto cuesta una semana en primera línea, si tenemos en cuenta que es temporada alta? Pues nos podríamos mover entre los 750 € y los 1500 € a la semana. A segunda línea unos 150 € menos y en tercera línea aproximadamente unos 300 o 400 € menos.

 

Por lo tanto, si sólo podemos disfrutar de la vivienda durante el periodo de un mes al año, el alquiler nos costaría entre 1.500 € y 4.500 € al mes, según la situación que hayamos escogido. La pregunta que nos tenemos que hacer, es la siguiente:

 

¿Realmente utilizaremos la vivienda durante más de 30 días al año? Si la respuesta es que no, pues comprar no es una buena opción. De lo contrario, deberíamos profundizar en otros aspectos y tener en cuenta el coste de la financiación y los gastos extraordinarios entre otras cosas.

 

 

¿Comprar una vivienda de segunda residencia para inversión es una buena opción?

 

Si compramos en un buen momento del ciclo inmobiliario, un ciclo de precios bajos, podremos obtener plusvalías. Esto permite al mismo tiempo disfrutar de una vivienda, sin obtener el riesgo de tener que buscar un alquiler y, si no lo usas para uso propio, puedes obtener una atractiva rentabilidad mediante el alquiler de vacaciones.

 

Pero al mismo tiempo, la compra de una vivienda de segunda residencia tiene sus contras, como por ejemplo, el requerimiento de un desembolso importante o recurrir a la financiación. Del mismo modo, en el momento de la compra tendremos que hacer frente a los impuestos y a los gastos añadidos, que en cierto modo, podríamos decir que este dinero es a fondo perdido.

 

¿Te planteas comprar una segunda residencia? Antes, analiza los pros y los contras de la adquisición de una segunda vivienda y cuida de una manera especial tus finanzas personales.

 

 

¿Necesitas que te echen una mano? En Fincabia te podemos asesorar.

 

Regresar

Otros artículos que pueden ser de tu interés


Las cookies nos permiten ofrecer nuestros servicios. Al utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de las cookies.

OK